LA LEY DEL KARMA. Una ley Universal de origen Cósmico nada comprendida pero imprescindible para nuestra evolución espiritual

La Ley del Karma.

 

Así como existen leyes terrenales hechas por y para el hombre para organizar y reconducir a la humanidad, existen también paralelamente a estas leyes, unas Leyes Universales de origen Cósmico que rigen nuestros destinos, aún cuando no las conozcamos, no las entendamos ni creamos que existan. Una de estas leyes es la Ley del Karma, nuestro karma, que rige inexorablemente una parte importante de nuestro destino. Pero nos preguntamos:

 

¿Qué es y qué significa el karma?

 

El karma es una ley de evolución, de equilibrio, de progreso, de elevación, que a través de ella caminamos hacia nuestra perfección personal para equilibrar las energías desvirtuadas que vamos produciendo con nuestra actitud.

 

Es una ley la cual nos condiciona a seguir un camino, que queramos o no tenemos que cumplir. Es por lo tanto una ley Cósmica, cuyo significado no es sinónimo de dolor sino de labor, de trabajo espiritual que todos debemos de realizar. Es la búsqueda de nuestro equilibrio y el fortalecimiento de estas necesidades energéticas. Es recoger lo que hemos sembrado en esta y en otras existencias.

 

Podríamos definir que la Ley del Karma es el pago de nuestras deudas de amor con nuestros semejantes y que hemos contraído como consecuencia de faltar a la Ley del Amor que rige en el Universo.

 

No es la ley del más fuerte la que debe de prevalecer, puesto que el poder basado en la soberbia; humilla, sino la ley de la humildad que es la base de la sabiduría para elevar nuestra responsabilidad individual.

 

Es a partir de esta misma responsabilidad la que nos permitirá asumir todo aquello que hemos generado voluntaria o involuntariamente en esta vida o en otras anteriores, convirtiéndonos, eso sí, en nuestros propios jueces, aprendiendo la lección.

.......